La Astrología Kármica brinda una mirada histórica sobre las energías representadas en una carta natal, mandala u ordenamiento de las pautas de energía que nos constituyen. En cada reencarnación, estas energías se traducen de diversas formas en la conformación del cuerpo, las emociones y la mente.

La energía vital recorre cada existencia expresando deseos, estados de ánimo, sentimientos, anhelos y pensamientos con los cuales nos identificamos y que, en su conjunto, constituyen la personalidad presente. Es importante aclarar que dicha energía no encuentra su cualidad en las diferentes formas que adquiere en la rueda de reencarnaciones sino que las mismas constituyen el vehículo para ir aumentando la conciencia o frecuencia vibratoria con la que se percibe a sí misma y a su entorno.

La construcción de dichas formas es un proceso complejo en el que intervienen varios factores que, a los fines de este espacio, no resultan pertinentes abordar. Sí se mencionará que las mismas derivan de imágenes mentales creadas por la persona en cada impulso y por los efectos de sus pensamientos que, en suma, determinan su personalidad y constituyen una de las fuentes de origen de su karma. De esta forma, los patrones de carácter reflejados en la carta natal son un reflejo del recorrido evolutivo y no una consecuencia de la “influencia” de una particular configuración de planetas, luminarias y estrellas al momento de nacer, como suele mal interpretarse.

Los fundamentos mencionados se encuentran ya presentes en diversas tradiciones metafísicas a las que se puede atribuir valor de verdad a través de la fe, la creencia y/o la experiencia. El estudio kármico de una carta natal ofrece la posibilidad de ahondar en patrones repetitivos que pueden ser fuente de conflicto o de valiosas oportunidades de expresión.

Es la propia experiencia de vida la que indicará el camino personal a través de la progresiva toma de conciencia de la presencia de energías obturadas y/o debilitadas en su expresión, es decir, adoptando un enfoque consciente de la personalidad. Esto constituye el primer paso: identificando las cualidades y cantidades de energía, el recorrido que se ha hecho con ellas en previas encarnaciones y las circunstancias en la actual, se pueden observar las formas de expresión que tienden a adquirir en el carácter, en las relaciones y en los sucesos cotidianos.

©Julia Pérez Bustamante. Todos los derechos reservados.

¿Te interesa una lectura astrológica del karma, personalizada o para hacer un regalo original? Hacé click acá.

Acerca de la Astrología Kármica

Tres Mancias

Mi nombre es Julia Pérez Bustamante y resido en Argentina. He estudiado y practicado diversas mancias durante décadas y actualmente me dedico a realizar lecturas de monedas (I Ching), de cartas de Tarot y de cartas astrológicas. En todas ellas, mi perspectiva es pragmática y laica, enfocada en aportar información real, precisa y útil para que el consultante tome decisiones por sí mismo.

0 comentarios

¿Sugerencias, comentarios, preguntas? ¡Adelante!

error: No es posible realizar esta acción
A %d blogueros les gusta esto: