Arcano 1

Arcano 1

Con El Mago aparecemos en una de las situaciones más individuales que designa el Tarot. Se trata de la concentración de la propia persona en la propia persona, de su atención, de sus recursos, de sus expectativas e intereses. Hay movimiento, un encaminarse hacia algún objetivo, pero las motivaciones son muy particulares y surgen desde la excentricidad. Los signos de Leo y de Acuario se combinan y nos dan la idea de que lo impersonal y lo personal se conjugan para quién sabe qué…

Este quién sabe qué es bien real. El Mago no es un ilusionista ni juega con sus instrumentos de trabajo, incluso puede que los exhiba como un atractivo superficial pero su labor se encuentra en cómo ajusta sus intenciones y su conocimiento para obtener lo que quiere. De cara al presente, al pasado o al futuro, está en condiciones de crear con la materia de la que dispone, es decir, partiendo de lo que posee en el momento.

La lámina acuariana nos conecta también con la vida eterna pues estas habilidades de creación se presentan a lo largo del tiempo sin horizonte final: El Mago puede atravesar cualquier circunstancia, positiva o negativa, y salir renovado e indemne. Mientras que la lámina egipcia nos recuerda que tiene un carácter dual que nos puede perjudicar o beneficiar y otra vez quién sabe qué, la baraja de Marsella aporta una nota de atención sobre los pasos dados, como si esperase llegar algo en cualquier momento, como si conociese las causas y las consecuencias de lo que él mismo o los otros han estado haciendo.

Se trata de láminas muy dinámicas que nos devuelven la mirada hacia todos los momentos posibles: antes, ahora y después. ¿Qué ha estado sucediendo? ¿Qué sucede ahora? ¿Qué haremos más tarde? La facultad de crear no se encuentra condicionada en ningún caso puesto que se trata de una figura que trabaja de manera activa sobre cualquier aspecto de la realidad.

En este sentido, a El Mago nada lo detiene, todo lo puede y es insondeable. Se concentra en sí mismo pero actúa como si no quisiera nada para sí. De hecho, es así. La amalgama Leo-Acuario se observa en esta figura personalista que actúa desde la libertad que supone un deseo no enfocado en asuntos personales.

Las técnicas que emplea son una fachada con la que despliega su habilidad para transformar cualquier cosa que caiga en sus manos. No es una figura de desaprensión ni de trascendencia mundana: El Mago se encuentra en todos lados como presencia activa, comprometida con la energía que encuentra y abarcando un radio de 360 grados para observar, moverse e irradiar…con un ojo hacia adentro y otro hacia afuera.

©Julia Pérez Bustamante. Todos los derechos reservados.

¿Te interesa una lectura de Tarot personalizada o para hacer un regalo original? Hacé click acá.


Tres Mancias

Mi nombre es Julia Pérez Bustamante y resido en Argentina. He estudiado y practicado diversas mancias durante décadas y actualmente me dedico a realizar lecturas de monedas (I Ching), de cartas de Tarot y de cartas astrológicas. En todas ellas, mi perspectiva es pragmática y laica, enfocada en aportar información real, precisa y útil para que el consultante tome decisiones por sí mismo.

0 comentarios

¿Sugerencias, comentarios, preguntas? ¡Adelante!

error: No es posible realizar esta acción
A %d blogueros les gusta esto: