Cada energía de signo puede estudiarse como punto de inicio, de culminación o de relación entre otras dos opuestas. Así se forman procesos o series progresivas con un comienzo, una manifestación y una culminación que, en conjunto, abarcan aproximadamente seis meses. Para entender los inicios arianos y terminaciones librianas, se puede estudiar el período de transición que representa Cáncer. Para entender los comienzos cancerianos y culminaciones capricornianas, se estudian las relaciones librianas, es decir, que en el proceso que va desde el inicio hacia la culminación de un aspecto, tópico o situación determinados, los signos intermedios de las cuadruplicidades indican también desarrollos intermedios del proceso.

Aquello que comienza bajo el signo de Aries indica un inicio que se asemeja el destello propio de la aparición de la vida. Es un fulgor mental, un despliegue del resplandor ígneo que se manifestará como ímpetu, iniciativa, dirección y precisión súbitas, aunque no necesariamente constantes o reflexivas. La individualidad y la iniciativa encuentran canales adecuados a través del deseo y de la potencia para expresarse, y la experiencia se desarrolla a alta velocidad.

Tres meses después, la energía que irrumpió inicialmente se derrama sobre la experiencia a la manera de un cuenco al que le retiran rápidamente su base. Todo se encuentra impregnado por una voluntad que no sólo desea presentificarse sino también adquirir determinada forma, un contorno demarcativo que le permita establecer relaciones sin perder la propia autonomía e identidad. Para ello, esta voluntad desarrolla sensibilidad, intuición y facultad de penetrar en las cosas sin producir alteraciones bruscas.

Finalmente, es decir, luego de seis meses, Aries ejerce una acción valorativa en la que no dudará en constreñirse si así lo considera. La energía ha desarrollado el sentido de la adecuación y de la pertinencia, y ha erigido en su interior parámetros de valoración que le permiten ejercer control sobre el propio deseo, pensamiento y magnetismo. Con estas adquisiciones, Aries se integra a Libra y así forman una unidad magnética: asertividad en las mediaciones y relaciones con firmes propósitos.

©Julia Pérez Bustamante. Todos los derechos reservados.

¿Te interesa una lectura astrológica del desarrollo, para uso personal o para hacer un regalo original? Hacé click acá. ¡Recordá que Astrología del Desarrollo es una oferta especial que sólo encontrarás en Tres Mancias!


Tres Mancias

Mi nombre es Julia Pérez Bustamante y resido en Argentina. He estudiado y practicado diversas mancias durante décadas y actualmente me dedico a realizar lecturas de monedas (I Ching), de cartas de Tarot y de cartas astrológicas. En todas ellas, mi perspectiva es pragmática y laica, enfocada en aportar información real, precisa y útil para que el consultante tome decisiones por sí mismo.

0 comentarios

¿Sugerencias, comentarios, preguntas? ¡Adelante!

error: No es posible realizar esta acción
A %d blogueros les gusta esto: