Cualquier circunstancia que se inicia bajo el signo de Capricornio y que se desarrolla a lo largo de seis meses, representa paradójicamente la terminación de cualquier forma de manifestación anterior. Se trata de un inicio que contiene en sí mismo la finalización de un proceso: comienzo y final se unen para determinar una nueva forma de expresión. No puede haber un nuevo comienzo sin trascender lo anterior, y ello ocurre en forma visible y palpable, lo que indica que más adelante surgirá una nueva manifestación que exprese la cualidad plena de este nuevo inicio. En esta fase, el principal desarrollo se encuentra objetivado en todos los movimientos que llevan a desprenderse de las cosas, de las personas y de las situaciones, es el abandono de lo previo, es el dejar espacio físico, emocional y mental de manera que pueda surgir otra cosa.

Luego de tres meses ese famoso inicio comienza a adquirir una forma mental. Se desarrolla la voluntad para poner las ideas en práctica, para prever y planificar etapas de desenvolvimiento. Es una fase de construcción y de proyección antes que de capitalización y suele observarse todo un cúmulo de propósitos ideados para ser puestos en marcha desde la fuerza de voluntad. Este momento es muy importante debido a que es cuando se instalan los gérmenes de lo que devendrá posteriormente.

Finalmente, luego de seis meses, Capricornio desarrolla una profunda sensibilidad de percepción. Tal vez sin contar con experiencia, esto le permite desplazarse fácilmente y construir en función de sus planes y ambiciones, como si fuera un conocedor del terreno sobre el que se encuentra trabajando aún cuando no lo conociese. En estos desarrollos ya se cuenta con espacio suficiente, ideas resueltas y medios de labor necesarios para alcanzar los planes a futuro: las concreciones son sólo cuestión de tiempo. Con estas adquisiciones, Capricornio se integra a Cáncer y así forman una unidad magnética: apuestas constructivas desde cero y sigilo para alcanzar sus objetivos.

©Julia Pérez Bustamante. Todos los derechos reservados.

¿Te interesa una lectura astrológica del desarrollo, para uso personal o para hacer un regalo original? Hacé click acá. ¡Recordá que Astrología del Desarrollo es una oferta especial que sólo encontrarás en Tres Mancias!


Tres Mancias

Mi nombre es Julia Pérez Bustamante y resido en Argentina. He estudiado y practicado diversas mancias durante décadas y actualmente me dedico a realizar lecturas de monedas (I Ching), de cartas de Tarot y de cartas astrológicas. En todas ellas, mi perspectiva es pragmática y laica, enfocada en aportar información real, precisa y útil para que el consultante tome decisiones por sí mismo.

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: No es posible realizar esta acción