Símbolo de Cáncer
Símbolo de Cáncer

La naturaleza acuosa transmuta hacia el Fuego y así el cuerpo comienza a absorber energía a través de Neptuno. Los movimientos de retorno se producen de diversas maneras. La energía tiende a manifestarse para llevar adelante ciclos kármicos y crece de manera espiralada sobre sí misma. Así, surge una expresión difusa y sin forma que disminuye su frecuencia para manifestarse. Descenso vibratorio y ascenso por sublimación son movimientos que se apuntalan mutuamente.

Cuando el sentido de pertenencia produce desgaste emocional, detiene el crecimiento y no se percibe el estancamiento de estar impregnado por corrientes emocionales ajenas que generan dependencias mutuas. Se trata de la necesidad de renovar los elementos que componen el ambiente inmediato, de revisar los parámetros que se cree que brindan seguridad emocional y comodidad en los vínculos, de dinamizar cualquier elemento estático ya sea desde el hábitat hasta cualquier suposición tácita en las relaciones, de llevar adelante decisiones que dejan atrás personas, objetos y situaciones para despertar la creatividad interna y la renovación externa,

mientras tanto, se percibe que los antiguos parámetros que antes contenían, han pasado a aprisionar a sí mismo y sutilmente a otros. La paciencia y la falta de apuro sirven para diseñar nuevos modos afectivos cuando los anteriores precisan ser dejados atrás, lo que puede ocurrir lentamente en el tiempo y resguardando la intimidad de los procesos que ocurren interiormente.

Esta manera de protegerse en las transiciones suele traducirse como ocultamiento o excesiva reserva, por lo que los cambios pueden resultar abruptos para los demás cuando en realidad se trata de movimientos internos que vienen siendo largamente metabolizados.

Cuando no puedan soslayarse las propias necesidades de cambio y ciertas relaciones afectivas muestren que claramente llegaron a su fin, será el momento de emprender una nueva estructuración, muy diferenciada respecto de cualquier otra anterior y suficientemente permeable y amplia para admitir e incorporar la variación en la estabilidad, reconociendo cuándo es necesario cambiar y pudiendo redisponer los elementos del mundo particular para hacer lugar a la renovación en las necesidades mismas.

La primer diferenciación que se realiza es entre las que son propias y las que son ajenas, adquiriéndo mayor independencia y capacidad para establecer límites. Habrá que observar hasta dónde se tiene injerencia y hasta dónde se deja que otros la tengan sobre sí mismo.

Se trata de un movimiento en el que la conciencia precisa utilizar la sensibilidad y la intuición de la manera más madura posible, ya que la capacidad de contención y el sentido de pertenencia esenciales no implican dependencias ni cualquier otro fenómeno propio de los agrupamientos sino que se definen desde la percepción de cómo generar crecimiento y cuándo sostener, cuándo cambiar y cuándo finalizar. Surge un profundo y permanente sentido de terminación y de reinicios que, al mismo tiempo, es lo que permite que la vida incorpore el dinamismo y se expanda en un crecimiento que se vuelve cíclico y sin límites definidos.

La conciencia se reorienta definitivamente hacia la percepción intuitiva. Los parámetros aportados por la tradición y la pertenencia no perduran debido a que los moldes mentales que los sostienen se sensibilizan a corrientes que disuelven las barreras de la definición. Se conserva la tendencia hacia la protección interna y los contornos de contacto se vuelven permeables en función de la autopreservación. La reformulación es mental y magnética, se reciclan el conocimiento y las afinidades previas, y se produce un reinicio al interior del ciclo kármico.

©Julia Pérez Bustamante. Todos los derechos reservados.

¿Te interesaría una lectura astrológica del karma, personalizada o para hacer un regalo original? Hacé click acá.


Tres Mancias

Mi nombre es Julia Pérez Bustamante y resido en Argentina. He estudiado y practicado diversas mancias durante décadas y actualmente me dedico a realizar lecturas de monedas (I Ching), de cartas de Tarot y de cartas astrológicas. En todas ellas, mi perspectiva es pragmática y laica, enfocada en aportar información real, precisa y útil para que el consultante tome decisiones por sí mismo.

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: No es posible realizar esta acción