Piscis
Símbolo de Piscis

La naturaleza acuosa transmuta hacia el Fuego y así el cuerpo comienza a absorber energía a través de Plutón. La actividad mental se polariza en Piscis y surge una profunda resonancia con la expresión no física o trascendental de la energía. La manera de replicar en eco la experiencia es intentar reproducirla a través de la ausencia de antagonismos o diferencias. Así, la integración conserva su expresión material si las fricciones no se perciben pero la integración la anula cuando sí se percibe que la reproducción no es correspondencia y que las experiencias son anulativas entre sí.

Cuando no se puede modificar el tono de las experiencias afectivas, se generan pantanos emocionales que no permiten diferenciarse de las tendencias del entorno y tomar decisiones de manera individual o autónoma. Un trasfondo de inseguridad subyace a la necesidad de empatía pero la innovación comienza cuando la conciencia realiza un movimiento de despegue de las condiciones en las que aparentemente se encuentra comodidad y satisfacción.

Cuando lo hace, se torna evidente la dependencia afectiva en la que se basaban los vínculos y puede que unos pocos sobrevivan al proceso de diferenciación. Con ellos la persona también se desprende de ciertos rasgos de sí y de antiguas formas de definir la individualidad, aún cuando se continúen percibiendo las profundas corrientes afectivas alrededor.

Si se ha madurado, esta percepción ya no ejerce la atracción anterior sino que es resignificada desde las vivencias emocionales personales, ya que ahora se puede diferenciar en mayor grado entre los propios requerimentos y las demandas afectivas del entorno. Para ello, y además de las modificaciones en el sentido de sí, aumentan las actividades en solitario aunque no disminuye la capacidad de percepción empática, y se aprovecha la transición para armar y consolidar todo un nuevo orden emocional y mental con referencia en sí mismo, más objetivo gracias al aislamiento y diseñado desde parámetros discriminativos e intuitivos para reorganizar las relaciones y ámbitos de inserción cotidianos.

Puede ocurrir que las nuevas percepciones de sí deriven en la utilización del entorno mediante una sutil manipulación afectiva ya que se conocen los modos de la dependencia emocional pero si Piscis se enfoca hacia las fusiones, el entorno ya no resultará tan atractivo como puede ser la conexión con la fuente de la propia energía potencial, la que rápidamente descartará de la vida lo superfluo e ilusorio para sí según el eje evolutivo.

La energía mental se reabsorbe a sí misma en una profunda percepción de los finales kármicos. Las expresiones se han cumplido y surge la experiencia previa a la proyección creadora futura. El cuerpo elimina los modos kármicos de circulación y expresa marcados puntos de absorción y de desvitalización. La facultad generativa y la cualidad dinámica de la energía no surgen de la mente sino de la manifestación kármica de los principios vitales que cohesionan al cuerpo.

©Julia Pérez Bustamante. Todos los derechos reservados.

¿Te interesaría una lectura astrológica del karma, personalizada o para hacer un regalo original? Hacé click acá.


Tres Mancias

Mi nombre es Julia Pérez Bustamante y resido en Argentina. He estudiado y practicado diversas mancias durante décadas y actualmente me dedico a realizar lecturas de monedas (I Ching), de cartas de Tarot y de cartas astrológicas. En todas ellas, mi perspectiva es pragmática y laica, enfocada en aportar información real, precisa y útil para que el consultante tome decisiones por sí mismo.

0 comentarios

¿Sugerencias, comentarios, preguntas? ¡Adelante!

error: No es posible realizar esta acción
A %d blogueros les gusta esto: