En algunas ocasiones las preguntas se formulan de manera bastante abstracta pero las cartas señalan detalles concretos que reconducen la mirada para prestar más atención a las circunstancias en las que nos encontramos. Es el caso que se presenta para esta consultante, quien se encuentra atravesando una serie de situaciones complicadas que la desbordan y que la llevan a preguntar cuál es su “lugar para ser feliz”. Estas son las cartas que se obtuvieron en tres lecturas con distintos mazos.

Consultar el tarot para felicidad

Pareciera que la consultante busca alguna forma de evadirse de los problemas que la rodean, tratando de encontrar algún medio de preservarse a través del equilibrio, la ecuanimidad y el no compromiso con lo que podría afectarla. Intenta revisar su “caja de herramientas”, los recursos con los que cuenta para así poder utilizarlos si es que presentan alguna utilidad presente. No mira lo que acontece, se enfoca en el pasado y se mantiene en una especie de burbuja que no la libera de los problemas. Esta posición o “lugar”, utilizando los términos en que ha formulado su consulta, en algún momento desaparecerá y precisará conectarse en mayor grado con su entorno, con las aristas y rigideces de las circunstancias, experimentar entrecruzamientos y reconocerse como parte constituyente de lo que vive: la consultante no es ajena a los problemas que la desbordan y tiene parte de responsabilidad en ellos.

Se precisa apertura, redefinir la percepción sobre el entorno y observar las cosas tal como son si es que se interesa por hacer algún movimiento hacia su felicidad. Tal vez sea entonces cuando las cosas se muestren con un tono un poco amargo o árido pero hay que recordar que las cartas están señalando un “lugar” y la lectura está indicando que dicho lugar es el del centro, el de un equilibrio sin contornos que aíslen, de cara a lo que el medio traiga y trabando conflicto si fuese preciso pero fundamentalmente reconociéndose como parte activa y definiendo su cuota de responsabilidad en lo que le ocurre.

Al preguntar por un “lugar”, las cartas señalan una toma de posición interna en relación con las circunstancias pero también apuntan a las relaciones sociales que entabla la consultante, por lo que habría que entender que su lugar no es un sitio solitario o aislado del contexto. En términos concretos, podría ser cualquier sitio en donde hubiese posibilidades de socializar aún cuando las interacciones no fuesen del todo fructíferas, un sitio con posibilidad de proyectar antes que de realizar efectivamente, un sitio en el que se pueda asumir alguna función de enlace o de conexión entre partes, es decir, un lugar donde la consultante fuese el nexo de comunicación y de reunión para otros. Pero aún con estas características, el Tarot claramente señala que las condiciones de la sociabilidad tal vez no sean del todo agradables.

Las cartas también indican una recurrencia: hay ciertos errores que no se asumen y que, al no hacerlo, impiden el crecimiento y traban la prosperidad. Nuevamente las cartas hablan de posiciones inadecuadas, de un énfasis ciego en el pasado, de la falta de trabajo interno, de una cosecha que no tiene lugar asociada al hecho de que la consultante no se brinda a los demás sino que retiene para sí, ya sea en su mente, ya sea en sus acciones. Pero igualmente se pregunta por su felicidad y el Tarot están indicando que estas disposiciones no le ofrecen ni un lugar de crecimiento ni un lugar de abundancia.

Por último, algunas posibilidades del pasado tal vez ya se hayan perdido y tan sólo reste dar la vuelta con cierta lamentación por lo que no podrá ser. Todo esto ocurre entre circunstancias un tanto revueltas y convulsionadas, entre problemas deliberadamente provocados y algunas decisiones un tanto autoritarias o arbitrarias que no se pueden ignorar. Se sugiere que la consultante encuentre alguna especie de “refugio” entre sus seres queridos, en algún lugar familiar o privado donde pueda descansar y dejar atrás lo que ya no pueda alcanzar. En lo concreto, tal vez sea un lugar apartado del bullicio, aislado de fuerzas que pueden exceder y que levantan torbellinos de polvo. Es probable que no le falte el sustento pero movilizarse hacia un lugar de resguardo también será más por conveniencia económica que por motivos de felicidad. En ese lugar tranquilo encontrará el clima adecuado para reflexionar sobre su propia responsabilidad en los problemas que la desbordan. Este lugar que se indica bien podría ser un espacio interno que coexiste con aquel espacio de socialización que se mencionó anteriormente, por lo que hay que entender que aún cuando la consultante se hallase entre personas contará con un lugar de intimidad reservado para su privacidad.

Las cartas han respondido acerca de un proceso de revisión y sería conveniente que la consultante lo volviese a sondear pasado algún tiempo ya que esta revisión es un medio hacia un lugar feliz.

©Julia Pérez Bustamante. Todos los derechos reservados.

¿Te interesa una lectura de Tarot personalizada o para hacer un regalo original? Hacé click acá.


Tres Mancias

Mi nombre es Julia Pérez Bustamante y resido en Argentina. He estudiado y practicado diversas mancias durante décadas y actualmente me dedico a realizar lecturas de monedas (I Ching), de cartas de Tarot y de cartas astrológicas. En todas ellas, mi perspectiva es pragmática y laica, enfocada en aportar información real, precisa y útil para que el consultante tome decisiones por sí mismo.

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: No es posible realizar esta acción